Novela histórica·Novela romántica

La condesa de Kildonan

¿Quién podía culparles por su arrebato de pasión? Ninguno de ellos había planeado quedarse atrapados en una cueva helada, con una única manta, aislados por la peor tormenta que las Highlands escocesas habían visto en mucho tiempo. Catriona sólo pretendía auxiliar a un montañero herido. Ahora se enfrenta a un escándalo terrible, que su padre, el reverendo MacConn, no está dispuesto a permitir. Y lo que es peor, descubre que el hombre con el que ha compartido aquella noche de locura no es otro que Evan Mackenzie, conde y señor de las tierras de Kildonan, y el responsable, a sus ojos, del cruel destierro de tantos highlanders. La única solución aceptable para todos es el matrimonio; el conde sabe que su honor de caballero no le deja otra salida. Susan King vuelve a las tierras escocesas que tan bien conoce con esta novela donde la pasión de los personajes se funde con la épica y misteriosa atmósfera de las Highlands.

Booktags y otros

20 cosas literarias sobre mí

¡Hola a tod@s! Hoy os traigo una entrada algo diferente para que me podáis conocer como lectora. L@s que llevéis más tiempo por aquí o por mis redes, seguro que ya conocéis algunas de las cosas que voy a mencionar, y para quienes no ¡Ahora las sabréis!

Novela histórica

El tiempo entre costuras

La joven modista Sira Quiroga abandona Madrid en los meses previos al alzamiento, arrastrada por el amor desbocado hacia un hombre. Juntos se instalan en Tánger, una ciudad mundana, exótica y vibrante donde todo lo impensable puede hacerse realidad. Incluso la traición y el abandono. Sola y acuciada por deudas ajenas, Sira se traslada a Tetuán, la capital del Protectorado español en Marruecos. Con argucias inconfesables y ayudada por amistades de reputación dudosa, forja una nueva identidad y logra poner en marcha un selecto atellier en el que atiende a clientas de orígenes remotos y presentes insospechados.

Novela erótica

Botones y culpa

Se supone que se la tengo que devolver a Tristan para cerrar el trato. Pero ahora, temo el día en que tenga que llevársela. ¿Podré hacerlo de verdad? Esta mujer no debería importarme. Nadie debería importarme, en realidad. Pero Bellíssima me importa.

Novela erótica

Botones y vergüenza

Tristan es uno de mis mejores clientes. Siempre paga a tiempo, y siempre cumple su palabra. Pero esta vez, anda corto de efectivo. Necesita el envío ya, así que me ofrece un aval. Me presta a su esclava. Adelina. Ahora que Pearl y yo somos tan amigos, no puedo aceptar este tipo de intercambio. Está mal. Es inhumano. Pero ella me desea. Me doy cuenta. Y yo desde luego la deseo a ella.